La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El término “amarilla” alude a la ictericia que presentan algunos pacientes.La vacunación es la medida más importante para prevenir la enfermedad. La vacuna contra la fiebre amarilla es segura y asequible, y una sola dosis es suficiente para protegerte de por vida, sin necesidad de dosis de recuerdo.

*Las personas habitualmente excluidas de la vacunación son:
– Los menores de 9 meses, excepto durante las epidemias, situación en la que también se deben vacunar los niños de 6-9 meses en zonas con alto riesgo de infección.
– Las embarazadas, excepto cuando el riesgo de infección es alto.
– Mayores de 60 años
– Personas alérgicas al huevo o proteínas de pollo.